Qué ocurre cuando dejas de usar sostén?

Belleza 64 Visitas

Como mujeres es casi una regla tener que usar sostén. Más allá de otorgarnos firmeza y soporte, usar sostén es una norma social que se altera cuando vemos a esas chicas más liberales circulando por las calles sin un sostén, como todas lo hacen.

Créeme, puede que sientas que es incómodo y extraño no usar sostén, sin embargo la sensación de comodidad junto con los otros beneficios que trae consigo son insuperables y le ganan hasta al sostén más lindo que viste por ahí. Además de todos los beneficios que trae, al menos podrás olvidarte de ese fierrillo que ataca tus pechos todo el tiempo.

1 Aumenta la circulación
Como constantemente usas sostén, una vez que lo dejas provocas que tu cuerpo deje de sentirse aprisionado y la circulación corra de mejor manera. Y lo puedes notar desde el primer momento en que te quitas el sostén.

2 Mejora tu hábito de sueño
Dormir con tu sujetador, aunque sea una siesta, es muy incómodo. Además, no es algo que los científicos recomienden, pues de hecho se dice que este hábito puede propiciar la aparición de un cáncer mamario, aunque no ha sido probado del todo. Sin embargo, ¡sí es muy incómodo y no te hace dormir bien!

3 Refuerza tus senos
Sí, los sostenes están diseñados para darle firmeza a tus senos para que no se caigan, sin embargo, si dejas de usarlos eso no pasará. Cuando tus senos deben combatir la gravedad por sí solos sus músculos trabajan el doble para fortalecerse. De hecho, hasta provocan que el tamaño de tus pechos crezca.

4 Mejora la forma de tus pechos
Sí, probablemente creas que tus pechos se deformarán y caerán si dejas de usar sostén, pero en realidad no. De hecho, un estudio afirma que los pechos suelen perder su forma cuando usas mucho el sostén, pues debilita el músculo y los deforma. Así que, si quieres pechos redondos y tersos es mejor que los dejes cuidarse por si solos.

5 Mejora tu respiración
Estar constantemente aprisionada por un sostén no te hace respirar bien, y eso no es nada raro. Estás todo el día usando algo que te aprieta y puede que hasta te quite un poco la respiración. Si lo analizas, cuando te quitas el sostén por las noches, ¿te sientes más liberada? Apostaría a que sí, además de que respiras más profundo y con más calma.

6 Ahorras un poco de dinero
Admítelo, gastas mucho dinero comprando sostenes. Hay en diferentes diseños, tamaños, colores y materiales, eso provoca que siempre quieras uno distinto y, obviamente, te hace gastar más dinero. Si decides disminuir el uso de sostén, automáticamente comenzarás a ahorrar dinero. Es simple.

7 ¡Te sientes más cómoda!
En realidad, creo que esta es la única y GRAN razón para dejar de usar sostén. La comodidad es infalible y a todos nos llama la atención. Nos hace sentir libres y podemos hacer lo que queramos.

Compartir

Comentarios