Forma en la que destrozas para siempre a tus hijos, cuando le eres infiel a tu pareja

NotiVirales 148 Visitas

Ellos llegan a nuestra vida como una hoja en blanco, puros y sin defectos, somos nosotros los que vamos moldeando su carácter a medida que van creciendo. Cada vez que tomas una mala decisión, estarás dejando una herida, una marca que mas nunca se podrá quitar. Si decides ser infiel a tu pareja, estarás lastimando también a tus hijos.

Estas son algunos de los terribles daños que pueden sufrir los pequeños cuando sus padres son infieles: 

Pánico y paranoia 

Un niño que sabe que su papá o mamá fue infiel va a crecer con mucha inseguridad, sentirá la ansiedad de que las personas a las que quiere lo abandonarán por alguien más. Cuando tenga una pareja, siempre tendrá ese miedo y podrá ser demasiado aprensivo con esa persona especial. 

Deja de creer en el amor 

No es que su familia se haya separado, es que uno de sus papás traicionó al otro. El niño entonces va a sentir que nunca hubo amor y que la familia no se trata de eso. La mayoría de ellos crecerán para tener relaciones sin compromiso y será casi imposible que realmente genere un lazo afectivo con alguien más. 

Desconfía de todo y todos 

Sumado a esa paranoia, cree que no puede confiar en nada ni en nadie. Va a desconfiar de todos a un grado tal que es posible no pueda tener ni siquiera la más básica relación de amistad con otra persona. 

Será también infiel 

El primer y principal ejemplo para un niño son siempre los padres, si lo que él ve es que se puede ser infiel, es muy probable que también sea infiel. Puede ser a tal punto que crea que la infidelidad es normal en toda y cada una de las relaciones, cosa que no sucede. 

Sentirá la traición familiar 

Se supone, y ha creído, que la familia es quien lo protege, es donde se puede sentir seguro, es donde nada malo puede pasar… pero ya no es así. Pierde la confianza en quien más debería confiar, siente esa decepción que ninguna persona debería sentir. 

Debe elegir entre sus padres 

Y esto será peor que en un divorcio normal, porque sentirá esa desconfianza en la persona infiel y difícilmente querrá irse con ella. Tal vez quiera irse con papá, pero ya no querrá siquiera verlo pues estará en su corazón esa infidelidad y ya no habrá hogar con ninguno de los dos. 

Por algo es que se llama compromiso, cuando tenemos una familia, nosotros dejamos de ser lo más importante, ahora son ellos. Y una infidelidad no pasa desapercibida jamás. 

Compartir

Comentarios