Fantasías íntimas más comunes en las mujeres.

Amor 25 Visitas

Fantasear mejora nuestra vida sexual, y todxs, o al menos la gran mayoría, tenemos fantasías. Las fantasías sexuales son representaciones que hacemos en nuestra mente con temática sexual. Lo creas o no, las fantasías se pueden producir también de manera involuntaria, y son mucho más comunes de lo que todo el mundo piensa. Aun así, la mayor parte de las personas prefiere guardar sus fantasías para su propia intimidad, bien sea por presión social o por un tema de moralidad.

Todas las fantasías se piensan con una misma finalidad: reportarte sensaciones de placer. Sin embargo, también es posible que algunas personas puedan tener fantasías más perturbadoras. Pero no te asustes, esto suele ocurrir porque la fantasía entra en conflicto con la manera de pensar que teníamos hasta ese momento. Si la fantasía se repite en forma de sueño y provoca malestar en quién la piensa, se debería de investigar el origen para descartar algún tipo de trauma o miedo inconsciente en la persona.

Dentro de la tipología de fantasías, podemos distinguir entre varias clases:

Las fantasías creativas

Son aquellas que tienen por objetivo despertar el deseo y enriquecer las relaciones sexuales. Estas historias mentales serían lo más parecido a encender una cerilla, nos activan como si fuesen un fogonazo que pone en alerta todo el cuerpo.

Las fantasías anheladas

Son aquellas que se crean a partir de todas las experiencias que nos gustaría probar. Es nuestra capacidad de sentir curiosidad la que les da forma. Las fantasías anheladas se desean con intensidad, ya que forman parte de aquello que verdaderamente ansiamos (aunque sea solo en nuestra mente).

Las fantasías irrealizable

Son aquellas que a veces es mejor dejar en la imaginación. Sin darnos cuenta, las fantasías más arriesgadas pueden poner en un compromiso la integridad física de los participantes o rozar incluso lo ilegal. A la hora de poner en práctica alguna fantasía, siempre deberás valorar si su realización puede molestar a otras personas.

Estas son las 10 fantasías más comunes en las mujeres.

1. HACER UN TRÍO

Sí, el trío es la archiconocida fantasía erótica masculina, pero no nos engañemos: tanto ellos como ellas sueñan (a veces) con poder hacer un trío. Sin embargo, entre ellxs hay ligeras diferencias en el «cómo» y «con quién».

INTERCAMBIO DE PAREJA

El intercambio de pareja real es algo que cada vez está más extendido. Pero el paso previo es, quizá, imaginarlo y fantasear con la idea. Al igual que los tríos, este tipo de fantasías te permite compartir juegos con alguien desconocido o con más de una persona a la vez.

SEXO EN UN LUGAR PÚBLICO

Otra de las fantasías recurrentes en el imaginario erótico femenino, es la que involucra lugares públicos que aportan un plus de peligro. Por ejemplo, el capó de un coche, la playa, el ascensor, el probador de la tienda en la que estás…

SEXO CON UN CONOCIDO

Seamos sinceros ¿quién no tiene algún conocido al que le haríamos un favor? Ese amigo de toda la vida, tu profesor, el psicólogo, el monitor de pilates, tu jefe… Las posibilidades son tan amplias como lo sea tu círculo de conocidos, y conforme tu círculo se amplía las posibilidades de seguir fantaseando también lo hacen. Es completamente normal fantasear con alguien cercano al que consideramos atractivo, más aún si alguna de las partes tiene pareja ya que entonces entra en la ecuación la variante de lo prohibido que tanto excita.

SER OBSERVADA U OBSERVAR

Ya hemos comentado lo que gusta fantasear con el sexo en lugares públicos, y seguramente la recurrencia de esta fantasía se deba al morbo de que nos pillen. Que puedan descubrirnos y observarnos mientras obtenemos placer nos deja en una situación de dominación por encima de la persona que nos observa. Tenemos el poder en ese momento, y le enseñamos lo que queremos que vea. Nos gusta ser observados, ser exhibicionistas por una vez.

SEXO EN GRUPO

En las fantasías de sexo en grupo tienen cabida todos los subtipos de fantasías que queramos incorporar: sexo con desconocidos, con conocidos, ejerciendo diferentes roles…

SER DOMINADA O DOMINAR

En las fantasías en las que la persona con vulva ejerce el rol de sumisa (ser dominada), se fantasea con recibir órdenes por parte de un amo y ejecutarlas sin contemplación para proporcionarle placer. Dependiendo del grado de la fantasía y el atrevimiento se puede llegar a fantasear con el placer propio a través del dolor físico. Se tiene la creencia de que las personas que tienen fantasías de sumisión suelen ser controladoras en su vida real, y se excitan al pensar que no son ellas las que tienen el mando en esas situaciones.

SEXO CON OTRA PERSONA CON DIFERENCIA DE EDAD

Fantasear con alguien con una gran diferencia de edad también suele ser recurrente, ya sea con alguien mucho mayor que nosotros o con alguien menor. Tendemos a pensar que una persona de más edad puede aportarnos conocimientos o maneras de hacer nuevas y mejores, ya que debería de tener más experiencia.

SEXO CON OTRA PERSONA CON VULVA SIENDO HETEROSEXUAL

Una de las fantasías femeninas más habituales pasa por tener relaciones con otra persona con vulva. Son numerosas las teorías que afirman que todos nacemos con una bisexualidad latente, pero que el contexto social y cultural nos reprime. Sin embargo, tener fantasías con otra persona con vulva no significa necesariamente que seas bisexual, sino que la experiencia con una persona con vulva te despierta curiosidad. Recuerda que en tu mente está permitido hacer todo lo que quieras, te lo puedes permitir. Si decides hacer realidad esta fantasía te recomendamos echar un ojo a los juguetes específicos para parejas lésbicasporque pueden convertirse en grandes aliados.

SEXO CON UN EXTRAÑO O FAMOSO

Muchas personas con vulva se excitan al imaginarse con alguien con el que no tienen ningún vínculo. Puede ser alguien que forma parte más o menos de tu día a día (el chico que te trajo la pizza anoche, el policía que dirige el tráfico por las mañanas, alguien que va contigo en el mismo vagón de tren…) y con el que te imaginas sin apenas conoceros.

Tener ocupada la mente con fantasías sexuales es algo que a todos nos sienta muy bien, sobretodo en el ámbito erótico. La fantasía no deja de ser un recurso erótico como cualquier otro: una película, un libro, un juguete…

Compartir

Comentarios