Datos importantes que debes saber de la cesárea

Consejos y Tips 9 Visitas

Una de las mayores preocupaciones que tienen muchas mujeres tras una cesárea es la evolución de su cicatriz 

Las cicatrices de las cesáreas suelen ser grandes, gruesas y muchas terminan siendo lo que se conoce como cicatriz queloide, que son las cicatrices abultadas, con cierto relieve y de color rosáceo. 

Son las cicatrices más rebeldes, por eso es importante que, tras una cesárea, comencemos a tratarla y cuidarla con cuidado para evitar que se forme. 

 
Cuando el médico lo considere oportuno, te dará indicaciones precisas para retirar el apósito y dejar al aire la herida, y a partir de ese momento deberás mantener una serie de cuidados superficiales que evitarán que la herida se infecte o se abra: 

Higiene de la herida: hay que lavarla con agua y jabón diariamente, evitar el uso de esponjas que pueda engancharse en las grapas o en la costura y secarla muy bien con ligeros toquecitos ayudándonos de una gasta estéril. 

En algunos hospitales se aconseja también usar un antiséptico para curar la herida tras el baño, pero es importante saber que si se ha optado por dar el pecho hay que evitar las soluciones con yodo ya que pasan al bebé a través de la leche materna. 

No será necesario cubrir la herida con ningún apósito, a no ser que el médico o la matrona te hayan aconsejado otra cosa. 

Debemos evitar que la ropa presione, roce o pueda engancharse en la cicatriz. Es mejor optar por prendas holgadas y braguitas de papel desechables. 

Puede que transcurridos cuatro o cinco días tras la cesárea te sientas fuerte, casi recuperada y ansiosa por recuperar tu vida normal y comenzar a ocuparte de tu bebé al cien por cien. Pero no debes confiarte. Es importante que descanses el mayor tiempo posible, que no conduzcas, subas o bajes escaleras ni cojas peso. 

Pide a alguien que te dé a tu bebé cuando quieras tenerlo en brazos o darle el pecho, y si ciertas tareas como acostarle en su cuna o bañarle te requieren forzar posturas, es mejor que por el momento se encargue otra persona de hacerlas. Piensa que, si la herida se abriera, el postoperatorio se complicaría y alargaría bastante más. 

Es normal que la herida duela, pues se trata de una cirugía mayor, pero ese dolor debería ir remitiendo poco a poco, y en ningún caso debe doler una parte de la herida más que otra o aparecer un nuevo foco doloroso que antes no teníamos.} 

Cómo cuidar la cicatriz tras la retirada de los puntos 

 
Si no se ha utilizado sutura convencional los puntos se reabsorberán solos, pero si no es el caso, los puntos o las grapas suelen ser retirados al cabo de los 10 o 12 días tras la cesárea. Será la matrona o el ginecólogo quien te los quite en consulta, tras haber valorado la herida y su estado de cicatrización. En caso de que la herida aún no hubiera cicatrizado por completo, es posible que te quiten solo algún punto y te citen para retirar el resto al cabo de unos días. 

Una vez quitados los puntos sentirás un gran alivio, pero también una sensación de hormigueo y adormecimiento en torno al área de la cicatriz. No te preocupes, es totalmente normal y tardarás tiempo en recuperar la sensibilidad de la piel. 

Por eso, con el objetivo de aumentar la vascularización y ayudar a recuperar la sensibilidad alrededor de la cicatriz, los expertos aconsejan masajearse diariamente la zona con aceite de rosa de mosqueta, pues se trata de un tipo de aceite con propiedades hidratantes, calmantes y regeneradoras. 

Cómo cuidar la cicatriz tras la cuarentena 

Pero los cuidados de la cicatriz no deben quedarse ahí, y pasada la cuarentena, y siempre bajo del criterio médico o la matrona, es recomendable acudir a un centro especializado en el postparto para que nos hagan una valoración de la cicatriz y traten las adherencias que hayan podido formarse en el tejido. 

Igualmente, se aconseja evitar el sol en esa zona durante los seis meses siguientes a la operación, con el fin de evitar cambios en la pigmentación de la piel. 

Compartir

Comentarios