Cuanto tiempo deberían durar los juegos previos en la intimidad.

Consejos y Tips 150 Visitas

Unos buenos preliminares requieren tiempo, igual que requiere tiempo el sexo. Parece que hemos perdido la idea de que unos juegos previos pueden hacer que se disfrute el doble de las relaciones sexuales. Y no nos equivoquemos: los juegos previos al coito pueden durar todo el día y no únicamente unos minutos antes de llegar al clímax. 

Son las mujeres las que especialmente necesitan más tiempo para excitarse y ponerse a tono antes de llegar al final en una relación sexual. Es más, ellas pueden ser multiorgásmicas (o tener varios orgasmos seguidos), por lo que estos juegos son fundamentales para que la satisfacción sea más duradera y más plena.

Muchos piensan que los juegos preliminares hacen referencia únicamente al momento de la excitación antes de la penetración, cuando ya se ha iniciado la ‘fase final’ de la actividad sexual. Pero va mucho más allá, ya que es casi una forma de entender las relaciones íntimas con otra persona y se puede alargar durante todo el tiempo que la pareja quiera y considere necesario o divertido. 

Preliminares de la mañana a la noche

Los juegos previos al sexo pueden ir desde la mañana (despertarse con un masaje, rozarse con el otro mientras estás remoloneando antes de que suene el despertador…) a la tarde (un mensaje picante mientras estáis trabajando, salir de compras juntos y bésense apasionadamente en un probador de una tienda…) o la noche (una cena al llegar a casa, una película en el sofá y pequeños mimos que vayan subiendo la temperatura…). 

Todo esto nos llevará a disfrutar más del sexo y a llegar al ‘momento D’ mucho más excitados y con una mayor predisposición a disfrutar al máximo. La comunicación aquí es fundamental. Hay que saber qué le excita al otro, qué le gusta y qué no y que las dos partes estén en sintonía y de acuerdo a la hora de poner en práctica estos excitantes juegos.

Bésame mucho. El arte de besar está un poco olvidado. Parece que se ha perdido ese bonito momento de pasarse una tarde comiéndose a besos de las parejas. Seguramente en los inicios de una relación se besa más, pero es importante seguir haciéndolo durante los meses o años posteriores. Los besos apasionados pueden ser muy especiales y excitantes. 

Sorprende a tu pareja por detrás besándole el cuello mientras está cocinando o cambiándose de ropa, dale pequeños mordiscos, juega a besarle las comisuras de los labios o a quitar los tuyos cuando él quiera hacerlo con picardía. 

Vístete para la otra persona. Seguro que sabes que hay un vestido que a tu pareja le vuelve loco o una camisa que a ella le encanta que te pongas. Hazlo y siéntete poderoso, sexy y atractivo en un determinado momento del día. 

Petting‘. Besarse, tocarse y hacer todo lo que los dos quieran sin llegar a la penetración. Es uno de los juegos más excitantes y divertidos que los hará volver a los primeros días de la relación. Cada pareja debe definir los límites y lo único que hay que hacer es disfrutar. 

Mensajes picantes. No hace falta ir al grano desde el principio. Pueden mantener un chat mientras están en algún lugar como el trabajo que los vaya excitando poco a poco. Pídele que te haga algo cuando se encuentren, explícale qué te gustaría hacer cuando lleguen a casa o sencillamente dile a la otra persona lo que le vas a hacer tú cuando le veas en persona.

Siempre hay tiempo para un masaje. Lo ideal es hacerlo al llegar a casa y estar relajados. Lo importante es excitar al otro pero sin llegar a tocar los órganos sexuales. Mucho más sexy y divertido para los dos.

Tócate delante del otro… y viceversa. La masturbación puede ser también una buena forma de iniciar el juego sexual. Se trata de subir la temperatura de la habitación y es una buena ocasión para ver cómo tu pareja se masturba. 

Compartir

Comentarios